Blogia
el chico del vídeo

D.N.I

Hay clientes en mi videoclub que se sienten orgullosos de saberse el D.N.I de memoria, aunque no se lo pida ellos lo recitan con altivez y con un soniquete infantiloide, y cuando terminan de recitarlo se les queda un gesto de satisfacción como diciendo: "Toma ya". Yo cometí la imprudencia de memorizar el mío a los doce, y ahora aunque me he empeñado tres o cuatro veces, no he conseguido olvidarlo. Algo sordido se esconde tras tanto número absurdo, - además es un gasto de memoria innecesario, y yo ando más bien justito-. Pero bueno todavía confío en olvidar ni número de D.N.I en un futuró próximo -de momento lo pierdo en cualquier sitio que ya es un principio-, y sé que acabaré consiguiéndolo porque por ejemplo la tabla del siete, me pongo a canturrearla y... me atasco en el cuatro, y te juro que una vez la supe de carrerilla.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Ricardo -

Es alucinante la de datos que uno no consigue olvidar aunque se lo proponga. A mí me pasa lo mismo con el DNI y con los teléfonos de los amigos de la infancia, pero claro ahora me sale el de casa de sus padres. Peor son las cosas que debimos aprender y no se nos quedaron. Nunca se con certeza si garaje y mensaje es con j o con g
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres